5 consejos a la hora de hacer los deberes.

 5 consejos a la hora de hacer los deberes.

Ya hemos comenzado las clases y, probablemente, la mayoría de los peque vuelven a casa con deberes. Ese momento es temido por los padres en caso de que al niño le cueste trabajo hacerlos por falta de motivación, por la falta de comprensión de los contenidos… 

La mayoría de las veces piden ayuda a las familias. Unas veces para que les expliquen lo que no entienden y otras, simplemente, para que se sienten con ellos y les revisen cada tarea que van realizando. 

Si no controlamos la situación, el tiempo dedicado a los deberes puede alargarse llegando a convertirse en una rutina tediosa para padres e hijos. Entonces, ¿cómo lo hacemos? Aquí tienes unos consejos para ello.

  • Establecer un horario.

Es importante tener a la vista un horario para que la realización de los deberes se convierta en un hábito. Fijar una hora de comienzo y finalización les ayudará a centrarse en su trabajo. La idea es no invertir más tiempo del necesario y que los niños puedan hacer sus deberes solos. Nosotros siempre estaremos disponibles para resolver sus dudas, pero dentro de la franja horaria establecida, fuera de la misma les diremos que ya no podrán contar con ella.

El tiempo dedicado puede variar en función de la complejidad de la tarea o de la edad. Por ejemplo, para niños con edades comprendidas entre los 7 años, con 30 ó 40 minutos será suficiente. Así, conforme se va subiendo de curso, el tiempo aumentará hasta aproximadamente una hora u hora y media ya que fuera de este margen la concentración disminuirá significativamente. 

  • Darles las herramientas que necesiten, no hacerles los deberes.

Para evitar distracciones innecesarias, podemos facilitarles todo el material que necesiten

Por último, es muy importante no caer en error de explicarles nosotros lo que no comprenden con la realización de un ejemplo. Darles las cosas hechas no les beneficia. Tratemos de explicarles lo que no entienden y si no lo conseguimos, es mejor dejarlo hasta que lo consiga y llevarlo al colegio sin terminar y el profe o maestra pueda ver que no ha adquirido ese concepto y se lo pueda volver a explicar. De esta forma damos responsabilidad a los niños para que atiendan en clase, pidan que se lo vuelvan a explicar… 

  • Motivación.

Somos el mayor y mejor ejemplo para los más pequeños. Por lo que si les pedimos que hagan algo, nosotros debemos actuar como modelo. Por ejemplo, mientras ellos realizan sus deberes, nosotros podemos estar leyendo; podemos mostrar interés por sus preocupaciones; hablar sobre lo que ocurre en el colegio, sus profesores, sus intereses. 

Un error común es premiarlos por el resultado de sus notas. Es mejor premiarlos por su esfuerzo y, si es con experiencias mejor que con cosas materiales.

  • Organización.

Ser organizados es fundamental aunque es una tarea que lleva tiempo. Podemos ayudarles a conseguirlo mediante la agenda escolar (revisándola todos los días para no olvidar tareas, materiales, excursiones…). 

Establecer un orden a la hora de sentarse a trabajar también es importante, por ello, les aconsejaremos que primero realicen aquellas tareas que les cuesten más y dejen para el final aquellas que les resulten más fáciles con el objetivo de que la fatiga no merme su rendimiento. 

  • Fuera dispositivos no necesarios.

Para evitar distracciones, los dispositivos electrónicos que no vayan a ser utilizados deberán estar en silencio y fuera de la zona de estudio. Informes de las universidades de Standfor y Harvar aseguran que la multitarea influye de forma directa en la reducción de la productividad y concentración, así como en el aumento del estrés. 

En el caso de que tengan que utilizarlos, nos aseguraremos de que las aplicaciones de redes sociales estén cerradas. 

Macarena Chaves Pecero

Me llamo Macarena y desde hace 11 años soy profesora de educación primaria, especializada en Lengua Extranjera-Inglés. Desde bien pequeña me ha llamado la atención el mundo de la enseñanza y el aprendizaje, por lo que una vez que comencé mi aventura universitaria, decidí formarme para ser lo que quería. Ser maestra. “Es al niño al que hay que tener en cuenta ante todo; la cuestión es liberarle de los obstáculos que dificultan su desarrollo y ayudarle a vivir. Una vez se comprende este principio, se constata un cambio radical en el comportamiento del adulto en relación al niño”. -M. Montessori-.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.