Compromiso

Los compromisos son obligaciones y propósitos con los que decidimos cumplir y que sabemos que son importantes.

Nos hemos preguntado qué es el compromiso y estas han sido las respuestas de los niños:

  • «Dejar que hablen los demás». (Nuria)
  • «Cuando uno dice una cosa, la hace». (María)
  • «Pero eso es obligar». -le contesta Rocío B.
  • «Es salvar a la naturaleza». (Hugo)
  • «Compromiso es si los animales están heridos, los salvamos». (Adrián)
  • «Revisar los papeles». (Celia)
  • «Una persona que está hablando y otro no interrumpe». (Manuel)
  • «Eso es escuchar». -contesta Rocío B.
  • «Ser amable». (Irene)
  • «Hacer lo que la persona quiera». (África)
  • «Eso es ser libre, la libertad». -responde Celia.
  • «Tener cuidado de los hijos». (Daniel)
  • «Comprometer a alguien». (Victoria E.)
  • «Cuando una persona está hablando, hay que escuchar». (Raquel)
  • «Eso es escuchar».-responde Fernando.
  • «Cuando alguien no puede hacer algo y lo ayudas». (Rocío B.)
  • «Cuando habla un animal». (María)
  • «¿Pero cómo va a hablar un animal?». -responde Samuel.

El compromiso es lo que nos que nos lleva a convertir una promesa en realidad a pesar de las adversidades. Educar en el valor del compromiso implica ayudar a que los más pequeños desarrollen cada vez más su autonomía, responsabilidad, constancia… con el objetivo de que puedan ir tomando sus propias decisiones. Al comprometerse, se hacen cargo de las consecuencias de su conducta, superan obstáculos encontrados  y disfrutan del camino hasta alcanzar el objetivo marcado.

¿Cómo enseñar a los niños el valor del compromiso?

El valor del compromiso debemos enseñarlo desde la primera infancia. Aquí van algunos consejos:

  1. Dar pequeñas responsabilidades acorde la edad del niño y asegurarse de que las cumple. Si sabemos que sabe hacer una cosa, no lo haremos por ellos puesto que bajaremos su nivel de compromiso.
  2. Seamos su ejemplo. No podemos pretender que los más pequeños cumplan su compromiso si nosotros desatendemos nuestras obligaciones.
  3. Enséñale a esforzarse. Vamos a dejar que hagan las cosas por sí mismos enfrentándose a las dificultades que se les puedan presentar. Así aprenderán que trabajando y con esfuerzo podemos alcanzar nuestro objetivo.
  4. Felicítalos ante los logros. De esta manera aumentaremos su confianza en sí mismos, enseñándoles que son capaces de conseguir lo que se proponen.

Nuestros compromisos. Yo me comprometo…

    • «A leer en casa y a portarme bien en ciencias». (Fernando)
    • «A hablar mejor». (Gabriela)
    • «A leer en casa». (Blanca)
    • «A esforzarme para leer cada vez mejor». (Claudia)
    • «A ayudar a mi padre y a mi madre». (Victoria E.)
    • «Me comprometo a hacer mejor la letra». (Alejandra)
    • «A pasarme los controles cuando me lo diga mi madre». (Nuria)
    • «A obedecer». (África)
    • «A trabajar sin entretenerme». (Daniela)
    • «A ayudar en casa». (Celia)
    • «A recoger mi cuarto y a ayudar a mi abuelo». (Victoria M.)
    • «A ayudar a mi padre siempre». (Hugo).
    • «Ha seguir haciendo los deberes muy bien». (Raquel)
    • «A leer y a mejorar los copiados». (Gonzalo)
    • «A comer solo». (Manuel)
    • «A leer, hacer mates y a escuchar». (Christian)
    • «A hacer la letra mejor todavía y a no interrumpir». (Samuel)
    • «A leer». (Adrián)
    • «A hacer lengua, mates, ciencias…» (Rocío R.)
    • «A ayudar a mamá». (Esperanza)
    • «A recoger mi cuarto sin ayuda». (Rocío G.)
    • «A dejar tranquila a Gabriela». (Daniel)

El compromiso es un acto, no una palabra.

– Jean Paul Sartre –

Fuente:
Rocío Navarro (psicóloga)
hacer familia.com