¿Cómo vemos los docentes la vuelta al cole con el coronavirus?

 ¿Cómo vemos los docentes la vuelta al cole con el coronavirus?

El pasado 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una pandemia mundial ante el elevado número de casos de contagio de COVID-19.  Nuestro país, como tantos otros, se puso en confinamiento estricto como única medida eficaz para detener la expansión de la pandemia. Las medidas que hemos puesto en marcha para frenar  la propagación del COVID-19 han sido duras: cierre de todo el sistema educativo, alejamiento de nuestros familiares y amigos, cierres de establecimientos… Esto ha supuesto una reorganización de nuestro día a día además de un grave déficit en nuestra economía.

Según Juan Ramón Alonso -neurocientífico-, “todos estamos viviendo una experiencia novedosa, impredecible y peligrosa”. Novededosa porque la mayoría de nosotros no hemos vivido antes algo parecido. Impredecible porque nuestra falta de conocimiento nos conduce a un cuestionamiento permanente y, por ende, al miedo. Peligrosa porque, a día de hoy 31 de agosto, España cuenta con 439.286 casos positivos.

José Ramón Alonso apunta que “estas tres características: novedad, inseguridad y amenaza son aspectos que afectan con claridad a nuestro funcionamiento cerebral. El estrés genera daño neuronal”. Además, a todo esto, comenta que hay que añadirle las pérdidas humanas por fallecimientos de familiares y amigo y/o la ausencia de afecto debido al obligado cumplimiento de la distancia social y de seguridad.

Un grupo de 80 investigadores internacionales de más 40 universidades de todo el mundo ha puesto en marcha PSY-COVID. Se trata de un estudio de investigación para conocer los efectos psicosociles de la pandemia del COVID-19 y de mejorar la prevención de su contagio ante futuros rebrotes. Los estudios obtenidos tras la primera evaluación (mayor 2020) derivados de una muestra de más de 7.000 personas que han residido en España, muestra que en torno al 35% de la población española estaría en riesgo de sufrir o habría presentado síntomas de ansiedad o depresión. 

El confinamiento ha dejado secuelas, especialmente en los grupos vulnerables como son las personas con alguna enfermedad mental (esquizofrenia o trastorno bipolar);  personas con dificultades de aprendizaje y con trastornos del neurodesarrollo como el autismo; y personas en exclusión social.

La psicóloga Juliane Holt-Lunstad descubrió que el aislamiento social es dos veces más perjudicial para la salud física que la obesidad. “El impacto psicológico se refleja en el estado orgánico. -comenta Alonso- . Es estrés tiene síntomas característicos como los problemas de sueño, los dolores de cabeza, los trastornos gastrointestinales y la fatiga. La soledad mina nuestro estado físico y afecta, a más de la mitad de la gente”.

“Los niños y los adolescentes son los que más afectados suelen ser por estos cambios ya que sus cerebros están todavía en desarrollo, les cuesta controlar sus respuestas emocionales, tienen un juicio crítico poco desarrollado, pueden sentirse asustados o recibir mensajes contradictorios  y no saber qué hacer”.

Hasta la llegada de una vacuna que ponga freno a este virus, seguiremos trabajando la paciencia y la responsabilidad personal y hacia el otro. 

Para más información:

https://jralonso.es

Documentación coronavirus AEP (Asociación Española de Pediatría)

https://www.aeped.es/noticias/coronavirus
https://fhssfaculty.byu.edu/FacultyPage?id=jh67

Macarena Chaves Pecero

Me llamo Macarena y desde hace 11 años soy profesora de educación primaria, especializada en Lengua Extranjera-Inglés. Desde bien pequeña me ha llamado la atención el mundo de la enseñanza y el aprendizaje, por lo que una vez que comencé mi aventura universitaria, decidí formarme para ser lo que quería. Ser maestra. “Es al niño al que hay que tener en cuenta ante todo; la cuestión es liberarle de los obstáculos que dificultan su desarrollo y ayudarle a vivir. Una vez se comprende este principio, se constata un cambio radical en el comportamiento del adulto en relación al niño”. -M. Montessori-.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.