Cuento: Mauro necesita un abrazo.

Imagen: Amazon

Mauro se levanta un día con una ganas enormes de abrazar a alguien, así que abrazó a piedras, a árboles, a un arbusto, a un rebaño de ovejas… pero no dio resultado, ninguno resultó ser el abrazo que buscaba, ningún abrazo lograba consolarlo. ¿Quieres descubrir qué abrazo buscaba Mauro?

Mauro necesita un abrazo de Myriam Díaz Morales

Después de leer cada día el cuento, nos hacíamos una pregunta: “¿te apetece un abrazo?”. Los niños y yo nos abrazábamos y empezábamos el día agradeciendo cada gesto y cada abrazo. Reconociendo e intensificando cómo y cuáles son nuestros abrazos favoritos.
Según Alba Caraballo, editora de guiainfantil.com, los abrazos proporcionan una serie de ventajas en los niños: 

  1. Generan una sensación de protección y seguridad en los niños: les ayuda a sentirse seguros y a tener más confianza en sí mismos.
  2. Estimula la autoestima de los niños: transmiten afecto y apoyo, por lo que el niño se sentiría más seguro de sí mismo y tendrá mayor autoestima.
  3. Niños más felices: los abrazos activan las endorfinas, responsables de aumentar la sensación de alegría y plenitud y disminuir la de ansiedad o tristeza. 
  4. Aporta calma: los niños sienten más tranquilidad y quietud cuando sus padres les toman entre sus brazos.
  5. Fortalece el vínculo: mejora la unión entre padres e hijos y fomenta el apego en la familia.
  6. Reduce el estrés: el contacto físico reduce la producción de una hermana, cortisol, que favorece el estrés y aumenta las hormonas encargadas de producir sensación de bienestar.
  7. Mejora el estado de ánimo: si el niño se siente triste o decaído, un buen abrazo le aportará apoyo, comprensión y le reconfortará.
Y ahora… ¿te apetece un abrazo?

Autor entrada: Macarena

Me llamo Macarena y desde hace 8 años soy profesora de educación primaria, especializada en Lengua Extranjera-Inglés. Desde bien pequeña me ha llamado la atención el mundo de la enseñanza y el aprendizaje, por lo que una vez que comencé mi aventura universitaria, decidí formarme para ser lo que quería. Ser maestra. Y además, hacerlo especializándome en una lengua extranjera, inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.