El Efecto Mozart puede reducir la frecuencia de convulsiones en pacientes epilépticos.

 El Efecto Mozart puede reducir la frecuencia de convulsiones en pacientes epilépticos.

El pasado domingo leí un titular que decía “Escuchar a Mozart puede reducir la frecuencia de convulsiones en los individuos con epilepsia”.

Me pareció tan interesante que decidí leer más sobre el tema para obtener más información acerca de la noticia.

El análisis lo ha realizado la European College of Neuropsychopharmacolgy (ECNP) mediante el que han confirmado que escuchar música de piano de Mozart puede reducir la frecuencia de ataques epilépticos.

La idea de escuchar a Mozart puede tener efectos beneficiosos en la salud mental surgió a partir de los primeros hallazgos en la década de los 90. El Efecto Mozart ha sido tratado con algo de escepticismo por muchos clínicos. Ahora, dos investigadores italianos, – el Dr. Gianluca Sesso y el Dr. Federico Sicca – de la Universidad de Pisa han dirigido una revisión sistemática de los trabajos relacionados con la música del Efecto Mozart sobre en la epilepsia.

Observaron147 artículos publicados que luego evaluaron de acuerdo con la relevancia y calidad de la investigación. Esto les permitió seccionar 12 piezas de la investigación y que reunieron en 9 grupos separados, representando la mejor música del Efecto Mozart disponible científicamente sobre la epilepsia.

Descubrieron que escuchar a Mozart, especialmente en el día a día, permitía una reducción significativa de convulsiones epilépticas y, además, una reducida frecuencia de actividades cerebrales anormales en pacientes epilépticos (llamadas descargas epileptoformes interictales, comúnmente observadas en los pacientes epilépticos). 

Estos efectos ocurrieron tras una única sesión de escucha y se mantuvieron después tras un pedido de tiempo prolongado.

Esta no es la primera fuente de revisión del Efecto Mozart en la epilepsiaa, sino que ha sido una afluencia de nuevas investigaciones en los últimos años, por lo era hora de dar un paso atrás y mirar el panorama general. El diseño de los estudios varia, por ejemplo algunas personas observan una única sesión de escucha, otros sesiones diaria, por lo que no es fácil llegar a una conclusión.

La epilepsia es sorprendentemente común y afecta a menos de 1 de cada 100 personas en todo el mundo. Esto significa que tiene costes sociales y personales significativos. Muchas veces es tratada mediante pastillas, pero estas pastillas no funcionan en alrededor del 30% de los pacientes, por lo tanto, necesitamos estar abiertos a otras terapias y lo importante es que esas terapias pueden ser probadas y demostrar que funcionan, y eso es lo que hemos demostrado aquí”.

Gianluca Sesso.

El metaanálisis indica que un período de escucha de Mozart puede dar una reducción media de ataques epilépticos que oscila entre el 31% al 66% aunque esto varía de una persona a otra en función de los estímulos musicales utilizados.

El estudio original sobre el Efecto Mozart utilizó la sonata para dos pianos, K448 y esta sigue siendo la música más utilizada en los estudios. La sonata para piano K545 ha demostrado también un efecto.

Todas las culturas tienen música, por lo que obviamente satisface alguna necesidad psicológica. Los mecanismos del Efecto Mozart son mal entendidos. Obviamente otras música pueden tener efectos similares, pero eso puede ser que las sonatas de Mozart tengan estructuras rítmicas distintas que son particularmente adecuadas para trabajar en la epilepsia. Esto involucra a varios sistemas cerebrales, pero debería ser probados. Esta es una revisión de la investigación, no una investigación original. Una cosa que muestra es que necesitamos estudios más consistentes sobre el efecto de la música en la mente.

Dr. Sesso.

Fuente:

neurosciencenews.com

Macarena Chaves Pecero

Me llamo Macarena y desde hace 11 años soy profesora de educación primaria, especializada en Lengua Extranjera-Inglés. Desde bien pequeña me ha llamado la atención el mundo de la enseñanza y el aprendizaje, por lo que una vez que comencé mi aventura universitaria, decidí formarme para ser lo que quería. Ser maestra. “Es al niño al que hay que tener en cuenta ante todo; la cuestión es liberarle de los obstáculos que dificultan su desarrollo y ayudarle a vivir. Una vez se comprende este principio, se constata un cambio radical en el comportamiento del adulto en relación al niño”. -M. Montessori-.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.