Evolución del lenguaje en los niños

 Evolución del lenguaje en los niños

 Lenguaje. m. Facultad del ser humano de expresarse y comunicarse con los demás a través del sonido articulado o de otros sistemas de signos.

RAE

Estamos acostumbrados a ver bebés que balbucean, niños pequeños diciendo sus primeras palabras, señalando y pidiendo cosas con algo parecido a una palabra, formando palabras-frases, etc.  Parece sencillo, pero esta evolución del lenguaje en los niños, en realidad es un complejo desarrollo que puede resultar muy difícil para alguno de ellos.

El lenguaje es materia de preocupación cuando en lugar de facilitar la comunicación la impide, sobre todo en los niños durante su proceso de maduración, ya que un problema o trastorno de habla puede desarrollar otros más adelante en relaciones sociales, lectura, escritura, etc.

Ante la situación de un niño que presenta dificultades en el habla, tanto a nivel expresivo como comprensivo, hemos de tener en cuenta que estos problemas tienen o tendrán repercusión en su entorno próximo y podrán deteriorar otros ámbitos de su desarrollo. Eso quiere decir que el entorno familiar y social del niño también debe ser incorporado en la evaluación, en la programación y pronóstico, por lo que se han de tratar los problemas del lenguaje dentro del marco del desarrollo general del niño.

En el nivel prelingüístico es importante retroalimentar los sonidos.

NIVEL PRELINGÜÍSTICO

El nivel prelingüístico comprende desde el nacimiento hasta los 14 meses. Durante este período es importante retroalimentar los sonidos del bebé y hacer uso del baby talk o motherese -usar cierta musicalidad en la entonación, muchas onomatopeyas y sonidos guturales para que el niño los pueda imitar, pero sin utilizar una articulación incorrecta (por ejemplo decirle  “aba” en lugar de agua)-.

En este momento también hay que tener en cuenta los malos hábitos alimenticios como posibles provocadores de futuros problemas articulatorios. El chupete durante mucho tiempo, biberones, chuparse el dedo, alimentación a base de papillas y líquidos cuando ya debería masticar sólidos, etc.

  • De 0 a 5 meses:

– Emite ruidos con su garganta.

– Crea sonidos relacionados con el placer y el dolor (risas, llantos o quejas).

– Aparecen los gorjeos y gritos.

– Hace pequeños ruidos cuando se le habla.

– Sensibilidad ante el ruido.

– Se calma al oír la voz de sus padres.

– Atención visual.

  • De 6 a 12 meses:

– Comprende la palabra “no”.

– Conoce y responde a su nombre.

– Se divierte con los juguetes que emiten sonidos y disfruta con las canciones.

– Emite balbuceos.

– Aparecen las protoconversaciones:

. Protoimperativas: el niño quiere algo y se dirige con gestos o con la mirada hacia su objetivo.

. Protodeclarativas: el niño transmite un sentimiento.

– Surge el laleo que son sonidos vocálicos y consonánticos (“mamama”, “papapa”, “bababa”).

– Intenta comunicarse con gestos.

– Llora al separarse de sus padres.

– Trata de repetir algunos sonidos.

NIVEL LINGÜÍSTICO

En el nivel lingüístico comienza la etapa holofrástica, en la cual aparecen las primeras palabras. El niño pronuncia una sola palabra que resume el significado de una frase (el niño dice “aba”, pero quiere decir “dame agua” o “tengo sed”). También hay que tener en cuenta el uso de onomatopeyas y otros sustitutivos de algunas palabras que pueden ser utilizados, pero acompañados de vez en cuando de la palabra real “gua guau” por perro.

Las primeras 50 palabras suelen tener las estructuras:

  • consonante – vocal (ej: no)
  • consonante – vocal – consonante – vocal (ej: papá)
  • vocal – consonante – vocal (ej: “aba”)

Los fonemas consonánticos que utiliza el niño suelen ser labiales, dentales y algunas velares oclusivas (/b/, /t/, /p/, /m/, /k/). El aprendizaje en estos momentos es básicamente por imitación y para el área del lenguaje los niños van a valerse de dos fuentes: visual y auditiva. Por ello, debemos considerar la importancia de mirar al niño cuando habla y que él también nos mire.

EL CONTACTO VISUAL: importante para el desarrollo de la comunicación

  • De 12 a 18 meses:

– Pronuncia las primeras palabras, con significado (“mamá” ,“papá” o “agua”).

– Responde a preguntas sencillas mediante lenguaje no verbal (¿Dónde está?, ante objetos o imágenes).

– Más capacidad comprensiva que expresiva.

– Llora ante la separación de sus padres, su llanto dura mucho tiempo.

– La pronunciación puede ser poco clara. (aba, cheche o tete).

– Utiliza una o dos palabras para indicar una persona o un objeto.

– Aparecen las holofrases.

– Su vocabulario será de 4 a 6 palabras.

– Intenta imitar palabras sencillas.

  • De 18 meses a 24 meses:

– Pronuncia sin errores todas las vocales y los fonemas más sencillos.

– Comienza a usar otros sonidos de la lengua.

– Distingue el femenino y el masculino.

– Utiliza la tercera persona para referirse a sí mismos.

– Es capaz de pedir los alimentos por su nombre.

– Emite onomatopeyas (animales, transportes, etc).

– Al final de la etapa el vocabulario será de unas 50 palabras, aún puede cometer errores en la producción.

Entre los 18 y los 24 meses su vocabulario aumenta desde 20 hasta 200-300 palabras referidas a objetos cotidianos. Identifica algunas partes del cuerpo y se refiere a sí mismo mediante su nombre. En este sentido, también utiliza pronombres personales referidos a sí mismo (mío, yo) y algunas preposiciones (a, en, para). Puede jugar a “preguntas y respuestas” con los adultos, y en general, muestra mucho interés por el lenguaje.

  • De 2 a 3 años

Aparece el lenguaje telegráfico (coche mío o más leche).

– Puede agrupar objetos por familias.

– Conoce conceptos como “dentro de”, “grande”, “guapa”,etc.

– Sabe pronombres como “yo”, “tu” y “ella”.

– Aparece el juego simbólico.

– Hace inflexiones en su voz para hacer preguntas ¿mi pelota?.

– Aparece el ¿Por qué? Y ¿para qué?.

– Comienza a usar el plural.

– Se produce la explosión del lenguaje. El vocabulario se amplía de 250 a 900 palabras.

– Mezcla la realidad y la ficción.

– Hace enunciados de 3 palabras.

– Su habla se vuelve más precisa.

  • De 3 a 4 años

– Usa verbos en gerundio.

– Repite enunciados largos.

– Domina la gramática.

– Comienza a responder a preguntas sencillas que se refieren a algo que no está presente.

Es muy importante tener en cuenta que, no todos los niños desarrollan las habilidades del habla y el lenguaje de la misma manera, sin embargo, todos los niños siguen éstas etapas para dominar las habilidades del lenguaje, además, el desarrollo del lenguaje está directamente relacionado con los siguientes factores:

– Biológico: Son las propias características fisiológicas del niño.

– Familiar, afectico, emocional, sociocultural y estimulación por parte de su entorno, y esto es que, el desarrollo del lenguaje va unido a la incorporación continua de sonidos producidos por las personas con las que interactúa, la interiorización de estos sonidos y la asociación de signos y símbolos. Hay que tener en cuenta que, los niños que se sienten emocionalmente seguros y que son lingüísticamente bien estimulados, consiguen hablar antes.

Debemos ser prudentes, efectivamente cada niño adquiere el lenguaje de una manera diferente, siempre dentro de un espectro temporal que tenemos que tener en cuenta.

La famosa frase del “ya hablará”, durante un tiempo ha sido la que ha propiciado que, menores con trastornos en el desarrollo del lenguaje u otros déficits, acudieran a nuestras consultas de manera tardía, pudiendo haber llevado a cabo una intervención temprana que favoreciera el desarrollo global del niño.

Ante cualquier cuestión respecto a la evolución del lenguaje de vuestros hijos e hijas, Sara Castaño, Isabel Peinado y Liliana Valero, Logopedas de la UDIAT resolverán vuestras dudas

Fuente:

Liliana Valero

Logopeda UDIAT COL 29/1443

Sara Castaño e Isabel Peinado (logopedas de la UDIAT)

www.guianinfantil.com

www.eresmama.com

www.aplicacionespsicologicas.es

Macarena Chaves Pecero

Me llamo Macarena y desde hace 11 años soy profesora de educación primaria, especializada en Lengua Extranjera-Inglés. Desde bien pequeña me ha llamado la atención el mundo de la enseñanza y el aprendizaje, por lo que una vez que comencé mi aventura universitaria, decidí formarme para ser lo que quería. Ser maestra. “Es al niño al que hay que tener en cuenta ante todo; la cuestión es liberarle de los obstáculos que dificultan su desarrollo y ayudarle a vivir. Una vez se comprende este principio, se constata un cambio radical en el comportamiento del adulto en relación al niño”. -M. Montessori-.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.