Gertrude Ederle

No soy una persona que persigue la luna teniendo a su alcance las estrellas. Gertrude Ederle

Foto: mujerimpacta.cl

 

LA REINA DE LAS OLAS

Imagen: www.significados.com

Así apodaba la prensa a esta nadadora estadounidense de padres alemanes, que a los 20 años se convirtió en la primera mujer que cruzó a nado el Canal de la Mancha en 1926 (nadó durante 14 horas y 39 minutos). Para ese entonces, ya había logrado romper varios récords nacionales y mundiales, además de obtener una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de París en 1924. Trudy –como la llamaban cariñosamente sus más cercanos– instaló así su nombre en la historia del deporte, a pesar de que los médicos le habían recomendado abandonar la práctica debido a los problemas de audición que padecía desde pequeña. Dejó las competencias en 1933, después de un accidente que afectó su columna. Pero siguió desarrollando su pasión enseñando natación a niños sordos.

Descubrió su pasión por nadar durante un viaje a Alemania con su familia. Casi se ahora al caer por accidente a un lago. Fue entonces cuando su padre decidió enseñar a ella y a sus cinco hermanos. Aprendió a nadar con una cuerda atada a la cintura. Gertrude enfermó de sarampión y quedó con serios problemas auditivos. Los médicos le dijeron que podría ser peligroso permanecer mucho tiempo en contacto con el agua. Pero ella continuó practicando y compitiendo. Gertrude Ederle fue una niña perseverante y valiente al perseguir su sueño a pesar de las adversidades.

Fuente: mujerimpacta.cl

Os dejo uno audio-cuentos para que conozcáis un poco mejor a esta mujer admirable y a su vez practiquéis el inglés.

Cuaderno de actividades

 

¿Qué distancia hay entre tu sueño y tú?

 

 

Nos hemos planteado un reto: aprendernos una poesía de Federico García Lorca. Enhorabuena a todos los que habéis conseguido el reto y mucho ánimo a los que aún seguís practicando.

AGUA, ¿DÓNDE VAS? – CANCIONES PARA TERMINAR (Canciones 1921-1924)
Agua, ¿dónde vas?
Riyendo voy por el río
a las orillas del mar.

Mar, ¿adónde vas?

Río arriba voy buscando
fuente donde descansar.

Chopo, y tú ¿qué harás?

No quiero decirte nada.Yo…, ¡temblar!

¿Qué deseo, qué no deseo,
por el río y por la mar?

(Cuatro pájaros sin rumbo
en el alto chopo están.)