Ideas CreActivas Para educar

Foto: Ediciones Aljibe

Ideas CreActivas

Para educar

 

Enrique Sánchez Rivas
 

“Cada persona es muy buena en algo, y ese “algo” no siempre se enseña en la escuela. Parte de tu trabajo como educador es ayudar a descubrirlo. Puede que se la música, los bichos, hacer piruetas… no importa, ¿qué puede haber mejor que dedicar la vida a aquello que te hace feliz?

 
 





 
                Es una de las 30 ideas creActivas que Enrique Sánchez Rivas nos presenta y propone en su libro “Ideas CreActivas para educar”, concretamente la idea número 2.
                Alejado de cualquier manual tradicional de pedagogía, Enrique nos conduce, a partir de sus propias experiencias, a un conocimiento práctico de nuestra labor como docente, a la puesta en marcha de posibles soluciones ante diferentes conflictos en el aula o en casa, con tus alumnos o tus hijos, sobrinos…
                En este libro he aprendido que hablar no es perder el tiempo, porque permite conocer a tus alumnos; que en situaciones de tensión, aumenta la capacidad de aprender (formación reticualar ascendente); que si no quieres que otro mastique tu comida, tampoco dejes que otro mastique tus ideas, porque es lo mismo; a buscar nuevos puntos de vista que den lugar a respuestas diferentes (porque “los locos también saben lamer”)…
“TDHA significa que eres un cazador en un mundo de granjeros”. Esta es la respuesta que Enrique le da a un niño que le dice que es TDHA. En este capítulo (uno de los más interesantes bajo mi punto de vista) hace referencia a las cuatro letras más famosas del colegio: TDHA.  “Aceptar la neurodiversidad en el aula supone un importante cambio: de intentar ajustar el cerebro del niño, a intentar ajustar lo que le rodea”.
La escuela está en pleno proceso de cambio. Tú puedes contribuir. Centra el interés educativo sobre las capacidades que demanda el presente y no en las del pasado. (Idea CreActiva 11.)  Cambiar la escuela es posible. Debemos ayudarlos a crecer como personas, a que no tengan miedo a equivocarse en la búsqueda de respuestas, equivocarse forma parte del aprendizaje. Pero lo que nunca debemos olvidar es el ingrediente principal: LA MOTIVACIÓN. “Búscala antes de empezar y nunca dejes de alimentarla”.

Autor entrada: Macarena

Me llamo Macarena y desde hace 9 años soy profesora de educación primaria, especializada en Lengua Extranjera-Inglés. Desde bien pequeña me ha llamado la atención el mundo de la enseñanza y el aprendizaje, por lo que una vez que comencé mi aventura universitaria, decidí formarme para ser lo que quería. Ser maestra. “Es al niño al que hay que tener en cuenta ante todo; la cuestión es liberarle de los obstáculos que dificultan su desarrollo y ayudarle a vivir. Una vez se comprende este principio, se constata un cambio radical en el comportamiento del adulto en relación al niño”. -M. Montessori-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.