III Concurso de Microrrelatos Infantiles

Cristina con el trofeo

 

Con motivo de la celebración del Día del Libro, la biblioteca pública municipal “Manuel Vázquez Montalbán” de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla), tuvo lugar el III Concurso de Microrrelatos. Estaban convocados todos los niños y niñas de la localidad y las pautas a tener en cuenta a la hora de escribir el relato eran las siguientes:

  • Ser creativo y contener de 75 a 150 palabras.
  • Contener las siguientes palabras: CASTILBLANCO, PRINCIPITO Y ASTEROIDE.

De nuestra clase participaron varios niños, pero fue Cristina quien ganó el premio de su categoría (1º, 2º, 3º) quedando en primera posición.

Este es su microrrelato:

“Érase una vez un pueblo que se llamaba Castilblanco, allí vivía un pajarito llamado Principito. Tenía un nido muy bonito. Un día Principito fue a coger gusanos para comer. De repente, Principito escuchó algo en el cielo y, ¿sabéis lo que era? Un asteroide. Pero el asteroide aterrizó encima del nido de Principito. Estaba muy triste porque ya no había más palos para hacer otro nido. Entonces, se encontró con un gusano. El gusano le preguntó: -¿qué te pasa? Principito le contestó: -Que un asteroide ha destrozado mi nido y estoy muy triste. El gusano le dijo: -Yo conozco un lugar donde hay muchos palos para volver a construir tu nido. Entonces, el gusano lo acompañó a ese sitio. Recogieron muchos palos y construyeron un precioso nido más fuerte. Principito dijo que ya no volvería a comer gusanos. Principito y el gusano fueron amigos para siempre”.

 

¡Enhorabuena y gracias a todos los que habéis participado. Seréis unos grandes escritores!

Autor entrada: Macarena

Me llamo Macarena y desde hace 9 años soy profesora de educación primaria, especializada en Lengua Extranjera-Inglés. Desde bien pequeña me ha llamado la atención el mundo de la enseñanza y el aprendizaje, por lo que una vez que comencé mi aventura universitaria, decidí formarme para ser lo que quería. Ser maestra. “Es al niño al que hay que tener en cuenta ante todo; la cuestión es liberarle de los obstáculos que dificultan su desarrollo y ayudarle a vivir. Una vez se comprende este principio, se constata un cambio radical en el comportamiento del adulto en relación al niño”. -M. Montessori-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.