Marta Arce Payno

Foto: http://expresioncorporalydanzac.blogspot.com

 

 

 

«Cuando era niña, Marta deseaba practicar yudo, al igual que su hermano. Pero como ella veía poco no se lo permitían. En el colegio, durante la hora de deporte, la dejaban sentada en un banco. Aún así, más adelante, consiguió ser yudoca».

 

 

 

 

 

 

 

La historia de Marta no ha sido un camino fácil. Marta nació con una forma de albinismo que le produce un déficit visual grave hasta llegar a combatir “con las luces apagadas”, una realidad que a la postre supuso un estímulo para forjar un carácter férreo y humano a la vez, tanto dentro como fuera del tatami.

A través del judo aprendió que todos tenemos la posibilidad de llegar a donde nos propongamos y que siempre podemos hacer mucho más de lo que hacemos, que la voluntad es el motor para alcanzar nuestros objetivos. Asegura que las derrotas le han enseñado más que las victorias y de ellas ha obtenido lecciones para la vida.

Pincha aquí para saber más sobre Marta.

 

Tras conocer la historia de Marta, les he preguntado a mis alumnos si tienen alguna dificultad que les pueda impedir o alcanzar su sueño. 

  • «Algunas veces me desconcentro en las cosas que tengo que hacer». Miguel
  • «Yo, algunas veces, aprieto a los animales». Cristina
  • «Se me va el control». Juan Zambrano
  • «No puedo controlar el balón». Juan Morlón
  • «No sé contar a los guarros a la vez. Ha veces que se juntan los verracos con los guarros y no soy capaz». Benjamín
  • ¿Qué es un verraco»- pregunta Juan Zambrano. -«Los guarros machos. Y tienen colmillos».- responde Benjamín.
  • «Cuando se juntan las piaras es difícil. Te lías. Viene uno, después otro, después se mete otro… Un lío». Benjamín
  • «Se me resbala la pelota al pararla. También me cuesta mucho cogerla». Juan Morlon

 

Fichas descargables del Manual para Soñar.