Pedagogía Montessori

   “Ayúdame a hacerlo por mis mismo” M. Montessori

La Metodología Montessori comenzó en Italia y es tanto un método como una filosofía de la educación. Fue desarrollada por la Doctora María Montessori, a partir de sus experiencias con niños en riesgo social. María Montessori basó sus ideas en el respeto hacia los niños y en su capacidad para aprender. Los consideraba como la oportunidad de utilizar la libertad a partir de los primeros años de desarrollo, el niño llegaría a ser adulto con capacidad de hacer frente a los problemas de la vida, incluyendo los más grandes de todos, la guerra y la paz.

El método por el aprendizaje se basa en :

  • El respeto a la autonomía del alumno.
  • El respeto a la iniciativa personal.
  • La autodisciplina del alumno.
  • El ejercicio constante de exploración y búsqueda de conocimientos.
  • La adquisición básica de los grandes aprendizajes y conocimientos.

La idea de la pedagogía Montessori es que, al niño hay que trasmitirle el sentimiento de ser capaz de actuar sin depender constantemente del adulto, para que con el tiempo sean curiosos y creativos, y aprendan a pensar por sí mismos.

Pedagogía

María Montessori construye su método universal sobre cuatro pilares esenciales:

  1. La educación es totalmente individualizada. Cada niño es diferente en su capacidad cognitiva, intereses, ritmo y forma de trabajar y aprender. La competencia ha de ser consigo mismo, no con los demás.
  2. Aprender a través de los sentidos. “Mente absorbente” -Montessori observó una sensibilidad especial en los niños para observar todo en su ambiente inmediato y la denominó “la mente absorbente”.
  3. Desarrollo de las capacidades de autodisciplina, autocontrol, motivación al libro y concentración sobre la tarea realizada, con el fin de conseguir una autonomía.
  4. Ambiente preparado. El niño se mueve en el aula de forma libre y se dirige espontáneamente a las actividades disponibles.

El niño

Para la Dra. Montessori todo educador debe “seguir al niño”, reconociendo las necesidades evolutivas y características de cada edad, y construyendo un ambiente favorable, tanto físico como espiritual, para dar respuesta a esas necesidades.

M. Montessori observó que el niño pasa de la infancia a la adultez a través de 4 períodos evolutivos llamados “Planos del desarrollo”. Cada período presenta características radicalmente distintas de los otros, pero constituye los fundamentos del período sucesivo.

¿Cuáles son los planos del desarrollo?

El primer Plano del Desarrollo comienza con el nacimiento hasta los 6 años, está caracterizado por la mente absorbente del niño, la cual toma o absorbe todo los aspectos, buenos y malos, del ambiente que lo rodea, el lenguaje y la cultura.

En el segundo plano, desde los 6 a los 12 años, el niño posee una mente razonadora, para explorar el mundo con su imaginación y pensamiento abstracto.

En el tercer plano, de los 12 a los 18 años, el adolescente tiene una mente humanística deseosa de entender la humanidad y la contribución que él mismo puede hacer a la sociedad.

En el último plano del desarrollo, desde los 18 a los 24 años, el adulto explora el mundo con una mente de especialista apropiándose de su propio lugar en él.

Áreas de trabajo

  1. Vida Práctica: son actividades que apuntan al cuidado de sí mismos, de los demás y del ambiente físico que habitan. Las actividades incluyen tareas que le son familiares a los niños: lavar, lustrar, poner la mesa, arreglo de floreros, etc. También se introducen actividades de “gracia y cortesía” que caracterizan a todos los seres civilizados. A través de éstas y otras actividades, se logra coordinación y control del movimiento y exploración del entorno. Los niños aprenden a realizar una tarea de principio a fin, desarrollan su voluntad, su auto disciplina, la capacidad de concentración y la confianza en sí mismos.

    Descubre más…
  2. Sensorial: el niño de esta edad aprende a través de sus sentidos más que a través de su intelecto. Los materiales sensoriales son herramientas para que los niños refinen cada uno de sus sentidos ya que cada uno aísla una cualidad particular: olor, tamaño, peso, textura, sabor, color, etc. En esta edad preescolar en la que el niño recibe excesiva información sensorial, estos materiales le permiten encontrar orden y sentido en el mundo, elevan su capacidad de percepción, favorecen la observación y un sentido de admiración por todo lo que los rodea.

    Descubre más…
  3. Lenguaje: Son capaces de usarlo inteligentemente con precisión, belleza, dándose cuenta poco a poco de sus propiedades. Aprenden a escribir partiendo de los sentidos (el oído, el tacto) y, como una consecuencia natural de esto aprenden a leer. Como una extensión de las actividades de lenguaje, los niños aprenden sobre geografía, historia, arte, música. Estas áreas ayudan al niño a conocer el entorno que lo rodea y a despertar la conciencia en el niño del lugar que ocupa en el mundo; los lleva a sentir respeto y amor por su ambiente, y crea un sentido de solidaridad con toda la familia humana y su hábitat.

    Descubre más…
  4. Matemática: los materiales ayudan al niño a aprender y entender conceptos matemáticos al trabajar con materiales concretos que lo conducen intuitivamente hacia conceptos abstractos. Le ofrecen impresiones sensoriales de los números y sientan las bases para el álgebra y la geometría.

    Descubre más…
  5. Cósmica: presenta una visión histórica, evolutiva e integrada del conocimiento y del desarrollo humano. Incluye cinco Grandes Lecciones o lecciones fundamentales a partir de las cuales se desarrollan estudios específicos en distintas áreas. Las lecciones están diseñadas para despertar la imaginación, la curiosidad y la admiración por la capacidad creativa e innovadora del espíritu humano.

    Descubre más…
Fuentes:
“Enséñame a hacerlo sin tu ayuda”, Maja Pitamic.
“El secreto de la infancia”, María Montessori.
“El descubrimiento del niño”, María Montessori.
fundaciónmontessori.org
montessoriparatodos.es

 

 

Autor entrada: Macarena

Me llamo Macarena y desde hace 9 años soy profesora de educación primaria, especializada en Lengua Extranjera-Inglés. Desde bien pequeña me ha llamado la atención el mundo de la enseñanza y el aprendizaje, por lo que una vez que comencé mi aventura universitaria, decidí formarme para ser lo que quería. Ser maestra. “Es al niño al que hay que tener en cuenta ante todo; la cuestión es liberarle de los obstáculos que dificultan su desarrollo y ayudarle a vivir. Una vez se comprende este principio, se constata un cambio radical en el comportamiento del adulto en relación al niño”. -M. Montessori-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.