Pele, hijo. El niño del circo.

Victoria E. nos trae esta magnífica historia: «en el circo, todos tienen nombres artísticos. Únicamente Pele no. Él ni sabe hacer equilibrios ni tampoco magia. Parece como si nunca fuera a ser capaz de aprender algo porque es pequeño, gordo y siempre piensa demasiado lento. Sólo en una ocasión dice “Abracadabra, hijo”. Y lo hace todo seguido y en el momento apropiado. Sucede un milagro». (Reseña del editor)

 

 

Autor entrada: Macarena

Me llamo Macarena y desde hace 9 años soy profesora de educación primaria, especializada en Lengua Extranjera-Inglés. Desde bien pequeña me ha llamado la atención el mundo de la enseñanza y el aprendizaje, por lo que una vez que comencé mi aventura universitaria, decidí formarme para ser lo que quería. Ser maestra. “Es al niño al que hay que tener en cuenta ante todo; la cuestión es liberarle de los obstáculos que dificultan su desarrollo y ayudarle a vivir. Una vez se comprende este principio, se constata un cambio radical en el comportamiento del adulto en relación al niño”. -M. Montessori-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.