Voluntad

¿Qué es?

  • «Dejar hablar a padres, a abuelos…». (Celia)
  • «Ser valiente». (Hugo)
  • «Cuando alguien sube a una montaña». (María)
  • «Ser bueno». (Victoria E.)
  • «Llegar alto». Victoria M.
  • «Escalar una montaña». (Daniela)
  • «Hacer un reto a ti mismo. Por ejemplo: escalar una montaña». (Hugo)
  • «Cuando hay que hacer caso». (Raquel)
  • «No tener miedo y ser valiente». (África)
  • «Enfrentarte a alguien». (Adrián)
  • «O enfrentarte a tus miedos». (Hugo)
  • «Escalar la montaña más alta del mundo». (Gonzalo)
  • «En vez de andar para atrás, ve hacia adelante aunque sean tus miedos». (Hugo)
  • «Cuando te da miedo algo no puedes decir que no y tienes que decir que sí». (Rocío B.)

 

La voluntad es la fuerza interior que nos mueve a conseguir aquello que deseamos y nos permite resistir ante las adversidades.

Libro Amar.

Es conveniente que los niños aprendan a dominar sus impulsos, deseos y voluntades desde pequeños. De esta manera, aprenderán a controlarse así como a esforzarse para conseguir aquello que desean. Pero, ¿cómo se logra? Para conseguirlo, es necesario que los niños conozcan sus fortalezas mediana una motivación positiva (valorando todo aquello que es bueno, como por ejemplo reconocer sus interés y esfuerzos; y evitando frases como «eres un desastre», «eres un impaciente»…). De esta manera conseguiremos mejorar su autoestima, su madurez  y responsabilidad.

A nosotros también nos va a costar que los niños controles sus voluntades. Es cuestión de tiempo ya que no se puede exigir un cambio inmediato. La paciencia, renuncias y sacrificios serán nuestros compañeros. De no ser así, conseguiremos nada.

Demos a los niños responsabilidades, hablémosles como a adultos (sin olvidar que son niños), es necesario que los niños entiendan qué hacen, por qué lo hacen, cómo lo hacen. Según scientologycourses.org: «La gente cree que la persuasión funciona con los niños. Pero no. Lo que funciona, el truco, es la comunicación. Dices: “Bueno, es tu hora de irte a la cama”, y él dice: “No”. No sigas con el mismo tema. Déjalo en paz y sólo habla de otra cosa: “¿Qué has hecho hoy?”. “¿Dónde?”. “¿Cómo?”. “¿Ah, sí? ¿Es así?” “Bueno, ¿qué tal si vamos a la cama?”, y la respuesta será: “De acuerdo”. Dejemos a un lado la sobreprotección y enseñémosles a superar sus dificultades, a superar los problemas, ACOMPAÑEMOS A LOS NIÑOS DESDE EL RESPETO.

Una vez que sabemos qué es la voluntad, nos preguntamos si la hemos identificado en nuestras vidas en algún momento:

  • «Cuando no me apetece leer tengo voluntad, porque quiero leer mejor». (Fernando)
  • «Cuando no tenía ganas de ayudar a un compañero a ponerse el chaquetón, lo hice». (Victoria M.)
  • «Cuando no me apetece hacer una cosa y la hago». (Victoria E.)
  • «Cuando mi madre me dice que recoja la mesa y, aunque no me apetece, lo hago». (Esperanza)
  • «Ayer no me apetecía leer, pero leí porque quiero mejorar». (Rocío G.)
  • «Cuando mi madre quiere ir a andar y yo no tengo ganas. Voy porque es sano». (Victoria E.)
  • «Hacer ejercicio me encanta pero, a veces, no me apetece. Voy porque luego me gusta». (Samuel)
  • «Yo quería ser bueno en natación y le dije a mi madre: «mamá, apúntame a natación».». (Hugo)
  • «A veces no me apetece ir al parque. Voy porque mi hermana quiere jugar y voy por ella». (Fernando)
  • «A mí me da pereza levantarme por las mañanas, pero me levanto porque quiero venir al colegio». (Rocío B.)

 


FICHAS DE ACTIVIDADES

LEER ARTÍCULO COMPLETO (muy recomendable)

Si hay algo en nosotros verdaderamente divino, es la voluntad. Por ella afirmamos la personalidad, templamos el carácter, desafiamos la adversidad, reconstruimos el cerebro y nos superamos diariamente.

– Santiago Ramón y Cajal –

Fuente:
guiainfantil.com
scientologycourses.org